Caravana HRC Racing:::: Julio 19 – 2012

El pasado 19 de Julio, se realizo una Caravana por las calles de Bogotá con todos los autos del Club HRC Racing. Esta caravana fue un ejemplo, para las personas que frecuentan los controvertidos «piques ilegales», para que vean que si se puede hacer cosas con los carros en la calle con responsabilidad. «CERO LICOR, CERO VELOCIDAD EN LA CALLES, CERO JUGAR AL GATO Y AL RATON CON LA POLICIA», porque queremos hacer una campaña de rechazo a los piques ilegales que se corren en las calles de la capital, invitando a todas las personas a que asistan todos los jueves al Autodromo de Tocancipa, a correr de manera segura y responsable.
Los dejamos con una historia realizo Khristian J. Forero Matta (Khris Forero), de lo acontecido esa noche de V8`s.
Pues bien es para mí un gusto mostrarles algunas fotografías, de uno de los no muy comunes eventos que incluyen autos clásicos, fraternidad, risas y adrenalina. Fui invitado por mi amigo Hernán Bautista a este evento del cual he salido muy sorprendido, pues bien no puedo negar que al principio también pensé que era una de esas «sinvergüencerias» (descripción de la mama de Hernán), a las cuales a veces uno ve por ahí; pues bien digo que me sorprendí por que la pase simplemente del carajo, anteriormente ya había sido invitado al autódromo a tomar algunas fotografías pero en esta ocasión fui testigo del trasfondo de todo eso me refiero a cómo una comunidad de amigos y familiares pasan más que un rato de segregación por las calles de Bogotá. Cuando llegamos a la Bomba Gasolina Av. Suba con Calle 108 (Junto al Mc Donald) no había más que unos 8 carros clásicos, nosotros llegamos en un DODGE DEMON del 71 pero allí ya había Buick 66, Chevelle 66, Dodge Dart del 77 asi como por nombrar algunos hasta un CAMARO 74, en fin y después de algunos instantes empezaron a llegar otros hasta completar un grupo de más de 20 la bomba de gasolina nos quedo chiquita, yo tomaba unas fotografías y ellos se saludaban y alardeaban de sus nuevos jueguitos (carburadores, sistemas de inyección etc…) para complementar sus maquinas que pues a mí un simple observador me parecían una simple maravilla, mientras todo esto pasaba y yo apretaba gatillo de repente me sentí en una escena de esas películas setenteras pseudo juveniles, donde estaban estos bellos autos en su mejor época y los chicos con espíritu de juventud eterna e invencibles, nada mas faltaron algunas chicas con un par de piernas provocativas balanceadas sobre unos patines de cuatro ruedas tomando ordenes de combos de hamburguesas… y digo hamburguesas por que el olor que emanaba de Mc. Donalds me tenia borracho… tal vez eso lubrico mi imaginario. Una vez todos reunidos al llamado de Antonio el presidente del club se planteo la ruta y algunas recomendaciones como 0 licor y tener listos los automóviles con suficiente gasolina 15 minutos después emprendíamos la caravana tomamos la suba hasta la 127 luego de la 127 hasta la autonorte hasta la 79 y por esa hasta la 15 nos subimos por el andino y en la 85 al lado de hooters hicimos una parada para relajarnos y allí Hernán se encontró con un ex compañera de la universidad que para mi opinión estaba re-buena (un saludo) estaba acompañada de un par de amigas mas y un amigo una de ellas estaba de cumpleaños y buscaban la rumba, bueno tras unos minutos vino la despedida y arrancamos nuevamente hasta el parque de la 93 por la 15 la gente se emocionaba enormemente cuando veía pasar la caravana además de cuando Nicolas quemaba llantas en su Chevy del 53 y los embadurnaba con el bouquet de caucho quemado… grupos de personas se detenían con asombro, para admirar estas tremendas maquinas a mi me gusto la cosa me sentía parte de algo importante pero me acogía un dolor en la base de la lengua insoportable aun no se qué fue lo que me causo el dolor Hernán es dentista y lo único que hizo fue burlarse. Después de unos cigarrillos unas risas arrancamos nuevamente hasta una bomba en la 134 con 19 allí acaba todo con un caliente tinto a eso de la media noche, pero fue entonces cuando 3 pilotos se animaron a quemar un poco de llanta y se subió la emoción cuando un cuarto piloto se animo llegaron los policías a dañar la fiesta alegando que vecinos se quejaron por el ruido (con un motor de 327 pulgadas quemando llantas me pregunto yo irónicamente como si fuera normal ¿Cuál ruido?) pues bueno con amenazas nos tuvimos que ir para la casa Hernán Hablo con una familia que muy amablemente me acerco a mi casa, cuando llegue allí mientras cenaba difícilmente por la hinchazón decidí que estas fotos necesitaban una historia.
[Not a valid template]

COMPARTIR

  • Facebook
  • Twitter
  • Myspace
  • Google Buzz
  • Reddit
  • Stumnleupon
  • Delicious
  • Digg
  • Technorati
Autor: HRCR Ver todos los artículos de

Deje su respuesta