Hernan Patricio Buick

 

BUICK SPECIAL COUPE 1966.

 A mediados de la década del 70, mi Padre decidió cambiar su Ford 1954 por un vehículo más moderno, y empezamos a mirar los sitios de venta de carros usados ya que su preferencia fue siempre el carro americano, grande, resistente pero pesado y gastón de gasolina, imagínese su primer carro fue in Lincoln Zephier de 1948 con motor de 12 cilindros, así que ya un motor de 8 cilindros era un gran paso tecnológico hacia el ahorro en gasolina.

Vimos en esa época muchos carros americanos, pero el que más nos gusto; al menos a mí fue el Buick Special 66, porque era coupe con motor V-8 y de color amarillo con la capota negra en vinilo; casi lo último, a mi Padre le gusto por otras razones que supe mucho más adelante; por su precio ya que solo requirió una pequeña encima a cambio del Ford 1954 que para esa época ya quemaba aceite. Luego del cambio tuvimos unas grandes sorpresas, era muy poco comercial, más grande, más gastón y más estrecho, por el techo tan bajito y por solo tener dos puertas, pero eso si era muy rápido más liviano y la primera le entraba andando.

A pesar de todo, con el tiempo se volvió el carro de la casa, yo saque mi pase, en esa época era a los 18 años, debido a los años que tenía mi Padre, a que mi Madre se fue a vivir al exterior, mi hermana casada y mi hermano con problemas médicos se volvió prácticamente el carro “mío”. Antes de morir mi Padre al ver que yo era el único hijo que cuidada el carro, me dejo un traspaso firmado que yo nunca legalice y al fallecer; el carro entro en sucesión y luego de algunas discusiones volvió a ser “mío”. La vida enseña y de esta historia se aprende.

[Not a valid template]

Al cambiar el color de los taxis, amarillo y negro, las personas en la calle “me ponían la mano para hacer carreritas” imagínese la piedra, un Buick coupe de taxi.

En este Buick salí muchas veces a dar la vuelta a oriente; paseo típico de los paisas, en esa época con mi novia y la que hoy es mi esposa y continuo siendo el carro de la casa, este Buick fue con toda seguridad el primer carro en que montaron mis tres hijos y por mucho tiempo el carro de la salida de los domingos a dar la vuelta a oriente y viajes a Coveñas.

Como en la vida uno progresa; cuando me sobraron unos pesos, lo primero que hice fue arreglarle lo que por muchos años había soñado y obviamente cambiarle el color. Créame que la piedrita me la aguante por muchos años.

Ahora es un viejo amigo que sale poco y duerme plácidamente bajo techo.

 

COMPARTIR

  • Facebook
  • Twitter
  • Myspace
  • Google Buzz
  • Reddit
  • Stumnleupon
  • Delicious
  • Digg
  • Technorati
Autor: HRCR Ver todos los artículos de

Deje su respuesta